El Control

Los procedimientos, políticas y actividades que favorecen y aseguran el cumplimiento de las consecución de objetivos, metas, misión y visión de una organización, coadyuvan a garantizar que las acciones a implementarse nos permitan enfrentar posibles riesgos o peligros.

En todo nivel jerárquico se ejecutan actividades de control, tales como; aprobaciones, registros, autorizaciones, disposiciones, verificaciones, evaluaciones, segregación de funciones y responsabilidades, etc. El control a lo interno de una organización o en nuestro medio el ente público sujeto al control de la Contraloría General del Estado, da soporte y brinda fortalezas, se aminoran los gastos y se brinda un servicio público de calidad en el ámbito de sus competencias.

Los mapas de riesgo son actividades de control que nos permiten minimizar el impacto en cierta área, por ejemplo si se aplica un mapa de riesgos para corroborar la confiabilidad de información financiera de la organización, esto nos permitirá contar con varios tipos de control tales como:

  • Preventivos/correctivos,
  • Informáticos,
  • Disposiciones de directivos
  • Control de Calidad

El control propende a que se supervisen las actividades realizadas, dispongan de estándares, se midan las desviaciones, se corrijan los errores. El control permite la supervisión y comparación de resultados versus lo que la organización planifico en un ejercicio fiscal. 

El control como  apoyo

El Control debe ser entendido como un apoyo en la organización, siendo una actividad que permite optimizar los recursos públicos;  un control sistemático que permita de ser necesario cambiar de estrategia en una organización, acompañado de una evaluación objetiva a todo nivel que permita medir la correlación entre objetivos y políticas relacionándolas con las metas.

El servidor público está sujeto a constantes evaluaciones y controles por parte de la misma entidad y por la Contraloría General del Estado, por esto, deben tener siempre presente el control interno, que tal como lo determina el Art. 9 de la Ley Orgánica de la Contraloría General del Estado y las Normas de Control Interno será responsabilidad de cada institución del Estado y de las personas jurídicas de derecho privado que dispongan de recursos públicos.

Este es un proceso integral a las actividades operativas, que debe ser aplicado por todo el personal para el logro de los objetivos institucionales y la protección de los recursos públicos; diseñado para asegurar en forma razonable la fiabilidad de la información que constituye el objeto de una auditoría; esta relación muestra la importancia que tiene el sistema de control interno tanto para la auditoría como para el cumplimiento de los fines de cada institución pública.

No todas las instituciones realizan un adecuado control interno, por diferentes circunstancias, y es muy importante identificar las falencias que se presentan en el desempeño de las funciones de cada servidor, para conocer los riesgos por los que atraviesa o atravesaría en un futuro la institución; es así, que la implementación de un sistema de control interno constante y continuo facilitará las actividades de las instituciones y los resultados que se obtengan serán los esperados.

El control interno permitirá garantizar resultados favorables para la organización contando con información confiable y de calidad, que luego será analizada (control externo) por la Contraloría General del Estado y de esta manera evitar el establecimiento de responsabilidades que pueden derivar en responsabilidades administrativas, civiles e incluso penales.

  • Asesoría Asistencia personalizada en mediación y conciliación (con el paciente o sus familiares) en todo incidente derivado de la relación médico paciente, antes de entablarse un conflicto administrativo o judicial.